Solidaridad de Sentimiento

Cuando te obligan al conformismo

  • Observas que la gente va a su rollo. No te saludan, non te ayudan si tropiezas, no comparten tus gustos nin tus inquietudes. 
  • Observas como los medios de información emiten noticias acordadas a diario al unísono y  ves como los de tu inmediato alrededor las acatan obviando la realidad global. 
  • Observas como  la mayoría vive  su vida sin importarle nada más que acaparar, presumir y aparentar.

Así es la mayoría de la sociedad española.

El último en robar se queda sin nada

  • Escándalos de robos e injusticias  por parte de las clases dirigentes que se quedan con castigo simulado y buen cargo al acallar.       
  •  Injusticias con los defensores de la verdad y de la libertad  que tienen por condena la soledad.
  • Hogares sin educación ni respeto hacia  los demás, escuelas sin enseñanzas de la realidad.

La cultura de sálvese quien pueda y la del último que apague la luz .   

          Esa luz que se apaga para millones cada día y al unísono se enciende para seres que no tienen ni la mas remota idea de a lo que se van a tener que enfrentar  o someter.

Rebajar la edad de la conciencia de la realidad ayudaría a las generaciones venideras a aceptarla y desde ahí trabajar y trabajar con la inteligencia para resolver la grave crisis de valores y de humanidad que azota a la sociedad «civilizada» del siglo XXI.

Reflejo de lo más bajo en lo más alto o de lo más alto en lo más bajo, opiniones al mismo porcentaje. Como los de arriba roban los de abajo también, como los de abajo roban,  los de arriba dirigen el atraco ya que fueron elegidos por los de abajo.

En la aldeas más remotas siguen los caciques poniendo el cazo disfrutando del botín, colgándose carteles de bienhechores y robando a los que aun quedan con valores.

Los valores hay dos maneras de tenerlos. Nacer con ellos o adquirirlos.

La mayoría los adquiere  de forma empírica o porque a tenido la suerte de vivir entre los suyos. Es fácil dejarse arrastrar cuando la conciencia de la realidad no es sólida.   por eso,  mientras  no llegas hasta ese  momento de tu vida, del despertar,  estás formando parte de una película y puedes llegar acometer actos de los que luego, no te arrepentirás,  pero  sí que no hubieses cometido, de tenerlo claro que iban en contra de los valores e integridad que debe poseer un ser inteligente,  puro de espíritu y corazón.

Madurar y Rendirse

He madurado, he cumplido 45 años y empiezo a recibir confesiones de mis mayores. Eran como yo,  luchadores y defensores de la verdad. Empezaron a tomar conciencia de las personas  y del mundo que nos rodea y han llegado a la conclusión de que non hay nada que se pueda hacer.

No hay frente, ni siquiera campo de batalla donde realizar la contienda entre el bien el mal. Todo apunta a que el Mal  se ha apoderado de la sociedad y que la corrosión es tan grande que no hay por donde cortar.

Pero quizás cortar sea la solución. Rendirse y pasar. Obviar lo que está sucediendo y limitarse a vivir el resto de los pocos días que nos quedan en esta vida atendiendo a otras de nuestras inquietudes, gustos, amores, pasiones pero despiertos, íntimamente habiendo reconocido que en la lucha de esta vida te has rendido porque has perdido la FE

Seguir soñando, no querer despertar

Pero la realidad es que un alto porcentaje de personas jamás despierta de la película que está  viviendo, otro gran porcentaje ha despertado y se ha dedicado a unirse a la corrupción, a manipular, dirigir, robar, atacar y pisotear los derechos de la gente de bien. Un pequeño porcentaje tiene conciencia, se haya en minoría y ha decidido hacerse el dormido pues es demasiado dura la realidad.

Inmolarse defendiendo la verdad

Aquí estoy yo,  pero tal vez yo no soy de esas que quieran morir por unos ideales.  Quizás prefiero adaptarme a lo que hay o lo preferiría si no hubiese un para qué? No soy ejemplo de nada, y no me siento orgullosa de mi pasado pero tampoco quisiera cambiarlo ya que por él soy quien hoy escribe estas letras;  con el aliento de la desesperanza, de la impotencia, de la tristeza y del desgarramiento de mi alma . Persisto en  oponer resistencia a esta completa corrupción social. Escribo con el anhelo de la esperanza y no dejo morir mi FE en  el alcance de una sociedad justa, honrada y con valores de trabajo, amor, esfuerzo, solidaridad y educación.

Llorar porque los que sienten como tu han aceptado la realidad y se conforman con vivir

Y ahora ya estoy llorando, literalmente . No tengo apoyos, no tengo nada que dar, nin favores ni dinero con  que comprarlos. Tampoco los quiero comprar,  desde la modestia y el anonimato persigo la concienciación.

Todos se han rendido, los veo  y los que comienzan hoy a intentar cambiar el mundo también se rendirán. Únicamente algunas almas se inmolarán engrosando el libro de los mártires.

Lamento profundísimamente  que mucha gente de bien que creía que el mundo se podía cambiar se haya encontrado que a su alrededor que la corrupción es generalizada y que se haya sentido obligada a callar y ocultar hechos y acciones que van en contra de la sociedad en general.

Lamento igualmente  que se aparte a la gente con valores  como apestada por no querer participar de la corrupción y que sea chantejeada para que no tenga poder de maniobra en su defenda de la verdad y de la justicia.

Al mismo tiempo lamento que el pueblo llano ande recogiendo las migajas de la destrucción , tirando piedras en propio tejado. 

Salir de la ignorancia no es saber leer y escribir,  eso no es lo que hace a un pueblo culto.

Deja una respuesta